Una fuerte granizada deja graves desperfectos en pueblos pirineo leridano

 

La fuerte granizada caída ayer tarde en la Vall Fosca, situada al norte de la comarca del Pallars Jussà, ha dejado graves desperfectos en viviendas, coches y cobertizos de varias poblaciones de esta zona del pirineo leridano, ya que el granizo tenía el tamaño de un huevo de gallina.

Según ha informado hoy el Ayuntamiento de La Torre de Capdella, al que pertenecen los siete núcleos afectados por la granizada, la tormenta de granizo empezó alrededor de las 19.00 horas de ayer y duró una hora y media, en la que cayeron cerca de 60 litros de granizo por metro cuadrado.

En los núcleos agregados de Astell, Oveix, Castell, Aguiró, Paüls, Mont-rós, Pobellà y Molinos la fuerte tormenta de granizo dañó tejados, claraboyas, granjas y coches.

"Cayó una piedra muy grande, del tamaño de un huevo aproximadamente, y sin ir acompañada de lluvia, que no hizo acto de presencia hasta el final. Como la granizada atravesó los tejados de muchas viviendas, a pesar de ser de pizarra, algunas se inundaron al entrar la lluvia por los agujeros", explica el segundo teniente de alcalde de Torre de Capdella, Lluís Peroy.

Ante esta situación, los vecinos, con la ayuda de los Bomberos, empezaron anoche a tapar los agujeros hechos por el granizo en las viviendas de las diferentes poblaciones afectadas, unas labores que han continuado hoy con el fin de proteger las casas y evitar así que entre agua si vuelve a llover.

Los Bomberos han informado de que ayer por la tarde estuvieron trabajando cuatro horas en varios núcleos pertenecientes a Torre de Capdella ayudando a poner toldos en los tejados afectados y quitando tejas rotas y otros elementos susceptibles de caer al vacío.

El granizo, de 7 centímetros de diámetro, según los Bomberos, también dañó numerosos coches.

Por el momento se desconoce el número total de viviendas, coches y granjas afectadas por la granizada ya que aún se están documentando los desperfectos.

 

ENVIA TUS FOTOS A vallfosca@vallfosca.org