Los restos de una quiebra en la Vall Fosca

Lleida - Sergi Martí  2009-05-03

 

El proyecto para construir un macrocomplejo de esquí, ocio y viviendas en la Vall Fosca, en el Pallars Jussà, y que debía traer la prosperidad económica a sus vecinos lleva paralizado desde el pasado setiembre, con las obras a medias y con la incertidumbre sobre lo que pasará en el futuro.

Así pues, las esperanzas de prosperidad económica que habían puesto en este proyecto los vecinos de la Torre de Capdella, municipio al que pertence esta zona, y el resto de la comarca del Pallars Jussà se han visto truncadas y ya llevan más de medio año con las obras paradas.
Las imágenes que acompañan estas líneas muestran las consecuencias de una obra a medio hacer en la montaña de Filià, en la Vall Fosca, donde se prevé una estación de esquí más un complejo de 900 viviendas, diversos hoteles, un spa, un centro de congresos y un campo de golf. De todo ello no hay casi nada, sólo los restos de una obra, máquinas paradas y la duda sobre si el proyecto se reanudará nunca.
Los promotores del proyecto, la constructura Martinsa -Fadesa, fueron una de las primeras víctimas, y de las más sonadas, de la crisis económica que tocó fuerte al sector de la construcción. A mediados de junio del 2008 anunciaban un concurso de acreedores tras sufrir un descalabro en la bolsa.
En un primer momento la constructora aseguró que las obras seguirían a un ritmo más lento, mientras el Ayuntamiento de la Torre de Capdella estudiaba las acciones legales a emprender si la iniciativa no prosigue.
Unos dos meses después, el proyecto se paralizó por completo y así sigue hasta la actualidad, mientras Martinsa-Fadesa sigue immersa en su concurso de acreedores y el juez ya admitió a trámite el mes pasado su plan para devolver todas sus deudas en ocho años, dilatando el plazo legal que es de cinco años.
Dentro de la Vall Fosca hay quien reclama una solución para garantizar que el proyecto siga adelante, pero también hay quien se lamenta de que no haya ningún aval para poder reparar el daño y el impacto ambiental y visual que se ha hecho en la montaña que se ha quedado con caminos abiertos y movimientos de tierras.